Cómo educar a un gato

Adoptar a un gato es una cuestión de compromiso y amor. es preciso orientarle para que su comportamiento sea el adecuado y que tenga una convivencia sana con todos en casa. Los gatos son animales sumamente inteligente por lo tanto aprenden con gran facilidad sobre lo que deben y no hacer

¿Cómo enseñar a un gato bebé?

Los gatos cachorros enamoran a cualquiera con su personalidad juguetona y enérgica.es justo en este momento cuando es más propicio educarlos para que aprendan qué pueden o no hacer dentro de casa.

En este sentido existen algunos parámetros que debe tener en consideración al momento de enseñar a su gato bebé:

  • Utilice el juego como medio para el aprendizaje. El juego es parte importante de la vida de los cachorros y es la forma más sencilla para que aprendan. Estando en manada es por medio del juego que los adultos van enseñándole a los bebés cuales son los limites.
  • Establezca normas claras y apéguese a ellas. Debe ser particularmente firme en este sentido y no flaquear en ningún momento. Por ejemplo, si no desea que el gato se suba a la cama, no debe permitirlo ni una vez y bajarlo inmediatamente que esto ocurra. Puede ser tedioso al principio pero la constancia es la clave del éxito.
  • Utilice el refuerzo positivo para premiar las conductas que desea que su gato mantenga. Cuando actúe de la manera que usted desea, dele premios, bien sea comida, cariño o palabras de cariño. De esa manera su gatito asociará su buen comportamiento a fuentes de bienestar.
  • Nuca golpee a su gato. Aunque pueda parecer muy difícil entrenarlos en ocasiones y que la paciencia falle, jamás debe golpear a su gato, pues además de ser grave maltrato animal, le enseñará a tenerle miedo y ello puede devengar en conductas no deseadas.

¿Cómo educar a un gato adulto?

Se podría pensar que es más difícil o incluso imposible que un gato ya adulto pueda ser educado para comportarse de determinada manera, pero nada más alejado de la realidad. Como ya se mencionó, los gatos son animales muy inteligentes y con una capacidad de aprendizaje maravillosa. Es preciso tener en cuenta que:

  • Es solo cuestión de paciencia y constancia, pues un gato adulto posiblemente necesite que le expliquen varias veces lo que se espera de él.
  • Respete sus espacios y dele privacidad en los momentos que el gato se aleje. El aprendizaje toma tiempo y es importante respetar también la autonomía de un gato adulto.
  • Establezca normas claras y manténgase firme en cuanto al respeto de las mismas en todo momento.
  • Los gatos son curiosos por naturaleza, por ello debe ser precavido y en principio salvaguardar objetos que se puedan quebrar al igual que proteger sus plantas. Debe prestar especial atención con esto, más si tiene plantas que puedan resultar venenosas para su gato.
  • Utilice repelentes para gatos para alejarlos de las zonas a las que no quiere que se acerque, pueden ser productos comerciales o elaborados con ingredientes naturales en casa.
Tambien te podria Interesar >>>  Alopecia en gatos

¿Cómo educar a un gato agresivo?

Una de las cosas más difíciles de sobrellevar es la convivencia con un gato agresivo, nadie quiere que su mascota sea generadora de malestares ni miedo, es por ello importante educar a los gatos agresivos para controlar su carácter y disminuir las conductas que puedan generar daños, tanto para ellos, como para otros animales e incluso para los humanos.

Debe tener en cuenta:

  • La raíz de la agresividad. Debe evaluar si esto no se debe por episodios de estrés o aburrimiento o peor aún, si existen causas físicas asociadas a una patología que pueda estarle causando dolor.
  • Existen otras patologías que pueden afectar la conducta de los gatos como el hipertiroidismo, osteoporosis, hipertensión, tumores, entre otros.
  • Es fundamental jamás usar la violencia, pues esto solo bloqueará su capacidad de aprendizaje y hará que el gato se ponga a la defensiva en todo momento con los humanos.
  • Ubique estratégicamente sus objetos, coloque el agua y comida en un lugar fresco, seguro y tranquilo donde su gato pueda acercarse en cualquier momento. De igual manera su arenero debe estar limpio siempre y en un sitio alejado de todo.
  • Bríndele lugares para rascar y sitios en los que pueda treparse. Esto le brindará momentos de felicidad y juego y hará que su carácter agresivo disminuya.
  • Juegue con su gato, interactúe con el utilizando juguetes especializados para gatos o cree uno usted mismo atando a una cuerda un objeto pequeño que no dañe al gato.

¿Cómo enseñar a un gato a usar el arenero?

Este es sin lugar a dudas uno de los temas que más preocupa a los dueños de gatos: la higiene. En este sentido lo que debe hacer es:

  • Proporciónele a su gato un arenero amplio y con arenas preferentemente sin olor y ubíquelo en un lugar tranquilo alejado de todo y sobre todo lejos de la comida y el agua.
  • Lleve a su gato hasta el arenero y muéstreselo. Mueva la arena con su mano para que el gato pueda verla.
  • Si su gato está orinando o evacuando en otro lugar, agárrelo suavemente lo más rápido posible y llévelo hasta el arenero y colóquelo allí, de esa manera comprenderá que ese es el lugar para ello.
  • Si su gato hace sus necesidades en otro lugar de la casa en la que el arenero pueda estar ubicado, cámbielo de sitio para el lugar donde su gato ha ido al baño.
  • Los primeros días no debe ser demasiado estricto con la limpieza del arenero, pues conservar el olor le ayudará a su gato para orientarse en cuanto a que ese es el sitio para ese fin.
  • Nunca utilice los golpes ni gritos para tratar de enseñarle a su gato a usar el arenero, pues terminará asociándolo a cosas negativas y esto evitará que intente usarlo una vez más.

Los gatos son excelentes mascotas, compañeros divertidos que traen felicidad al hogar con sus ocurrencias. Educarlos es posible, solo requiere tiempo, paciencia, dedicación y mucho amor.

¿Que te pareció este Articulo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.