Cómo bañar un gato

Cualquier dueño de gato sabe que bañarlos es una de las cosas más complicadas de hacer, sin embargo, esto no implica que sea una misión imposible. Es solo cuestión de tener en cuenta varios elementos y hacer que la hora del baño no sea una fuente generadora de estrés ni para el gato, ni para usted.

Algunos aspectos para considerar al momento de bañar un gato

  • Lo primero que debe tener en cuenta es cuando debe bañar a su gato, recuerde que ellos son animales bastante aseados que invierten gran parte de su tiempo en acicalarse y mantener su pelaje en buen estado, sin embargo, esto no quiere decir que eventualmente no requieran un baño.
  • En relación con la frecuencia, deberá consultar con su veterinario, el especialista le indicará cada tanto es recomendable bañar a su felino. Usualmente es una o dos veces al año.
  • Tenga en consideración que lo mejor es acostumbrarlos desde pequeños (que tengan mínimo 8 semanas de edad) al baño, de esa manera será cada vez más sencillo el proceso.
  • Sin importar la edad, los gatos intentarán rasguñarlo para escaparse del baño, por eso, si es posible, córtele un poco las uñas antes de comenzar, preferiblemente el día antes.

Preparación para bañar un gato

  • Utilice ropa adecuada, lo más recomendable es usar camisas manga larga de telas gruesas para protegerse de posibles rasguños.
  • Use guantes si a su gato le gusta morder. Sin embargo esto puede dificultar su capacidad para sostenerlo durante el baño.
  • Tenga a mano todos los elementos. Coloque cerca de usted todo lo que va a requerir, como el champú y toallas para secarlo. Es importante utilizar productos especializados para el pelaje y piel de los gatos, de lo contrario podría presentar alergias e irritaciones.
  • Utilice una bañera para bañarlo, resulta mucho más sencillo para controlarlo de esta manera. Y siempre use agua tibia, jamás agua fría, pues esto lo asustaría más.
  • Puede ayudarse de juguetes que le agraden a su gato para ayudarlo a sentirse calmado, solo en ese momento deberá comenzar el proceso. Nunca intente bañarlo mientras esté asustado o alterado. Tómese un tiempo para esperar que se calme.
  • Cepille el pelo de su gato antes de bañarlo, esto ayudará a eliminar todos los pelos sueltos y facilitará la limpieza de su pelaje.
  • Si cuenta con la ayuda de otra persona es mucho mejor, pues uno puede encargarse de sostenerlo mientras que el otro lo baña.

Proceso bañando al gato

  • En este sentido lo ideal es que la bañera o tina donde va a hacerlo tenga un poco de agua, a temperatura ambiente o un poco tibia para que pueda sentirla en las patitas, no llene demasiado la tina, pues eso puede provocarle incluso pánico.
  • Es normal que el gato se asuste e intente huir o que se aferre con mucha fuerza a los bordes, en ese caso, con paciencia quite las patitas una a una y vuélvalo a meter al agua.
  • Utilizar una toalla o un tapete de goma en la parte del piso de donde está su gatito puede ser de gran ayuda pues podrá aferrarse a esta y sentirse un poco más seguro, además así se disminuye la probabilidad de que intente rasguñarle.
  • Es de gran importancia conservar la calma para que el gato sienta seguridad. Es normal que intente desesperadamente escapar o que grite mucho durante el proceso del baño. Mantenga la calma y vuélvalo de nuevo a la tina
  • Vierta agua suavemente sobre su lomo y patitas, nunca sobre la cara. Una de las formas más simples de hacerlo sin que se escape es sosteniéndolo por la parte superior del lomo, como si se tratase de una mamá cargando a su carrocho. Esto lo ayudará a calmarse significativamente.
  • Una vez que esté mojado coloque una pequeña porción de champú para gatos y proceda a aplicársela sobre su cuerpo. Es importante mimarlo y consentirlo en este momento para que asocie el baño a sensaciones placenteras. Hágalo con calma y tómese el tiempo necesario para fregarlo suavemente. Recuerde no tocar la cara.
  • Una vez hecho esto proceda a enjuagar con agua tibia, mientras le habla calmadamente a su gato para que se relaje. Repita hasta que el agua salga clara.
  • Por ultimo limpie la cara de su gato utilizando solo agua en sus manos y con mucho cuidado para no asustarlo, puede valerse también de una toalla húmeda para este propósito.
Tambien te podria Interesar >>>  Castrar a un gato

¿Que hacer después del baño de un gato?

  • Ahora toca secar al gato. Para ello requerirá por lo menos 2 toallas secas. La primera para retirarlo y que absorba la mayor cantidad de agua y la segunda para secarlo como tal.
  • Una vez se haya absorbido bastante el agua con la primera toalla, proceda a secar suavemente a su gato con suaves caricias con la toalla. Es posible que se altere y trate de huir. Dele un poco de espacio para que se calme e inténtelo de nuevo.
  • Dependiendo de su gato, podrá utilizar o no una secadora de cabello. Algunos gatos les aterroriza el sonido que produce, en ese caso descarte esta opción. Si no tiene problemas con ello, colóquela a la velocidad más baja y con aire tibio y no la acerque demasiado al gato.
  • Si su gato tiene pelo largo, cepille su pelaje.

Algunos consejos al momento de bañar un gato

  • Prémielo después del baño para que lo asocie a cosas positivas.
  • Mantenga al gato en un lugar controlado durante el proceso de baño y secado, cierre la puerta del baño o de la habitación para que no escape.
  • Si el gato se aferra con sus patas delanteras al borde de la tina, déjelo estar así, de esa forma se sentirá más en control y le ayudará a calmarse.
  • Use solo productos especializados para gatos y jamás los coloque en la cara del animal.
  • No bañe a su gato más de 2 veces por año, no es necesario hacerlo.

Como pudo ver bañar un gato es posible, es solo cuestión de paciencia y tener la mejor disposición anímica y mental para hacerlo y conservar la calma en todo momento para hacer del baño una experiencia agradable

¿Que te pareció este Articulo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.